jueves, 22 de marzo de 2012

Las verdades del reciclaje de envases.

Sin embargo, seguimos viendo como a diario se abandonan, incineran o entierran en vertederos 28 millones de envases y de otros cuatro millones se desconoce el destino, según denuncia Retorna.


A menudo llegan noticias de que alguien ha visto en su ciudad que los camiones de la basura mezclan la bolsa amarilla con los residuos orgánicos, incluso que en las plantas de tratamiento se tira todo mezclado al vertedero o se lleva a quemar. Sin lugar a dudas se trata de hechos aislados que sirven para denunciar una situación que, afortunadamente, se considera totalmente anómala y fuera de lo que son buenas prácticas en la gestión de los residuos. De todas formas confiemos en el buen hacer de gestores y responsables en cuanto a este asunto.

Sin embargo, seguimos viendo como a diario se abandonan, incineran o entierran en vertederos 28 millones de envases y de otros cuatro millones se desconoce el destino, según denuncia Retorna. Los datos facilitados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente muestran que en España se recogen selectivamente el 35% de los residuos de envases.


Estos residuos de envases (plástico, vidrio, papel-cartón, entre otros) son gestionados, desde hace 13 años, por sociedades anónimas sin ánimo de lucro constituidas por empresas en pro del reciclado y de la gestión adecuada de los residuos (SIG). El denominado “punto verde”, que es una tasa que grava a cada uno ellos, es quien asegura esta buena gestión. Por ello, cabría esperar tasas de recuperación más elevadas, aunque las cifras varían mucho en función de quien las facilite.

Lo que es incuestionable es que nuestro país está por debajo de la media europea en cuanto a recogida selectiva y reciclaje, según los datos de la Comisión europea (Eurostat marzo 2011). En el caso de los envases ligeros (los depositados en la bolsa amarilla) apenas se supera el 25% de reciclado, lejos de lo que el SIG correspondiente, en este caso Ecoembes, afirma hacer. 

Todos los ciudadanos sabemos que el actual sistema de gestión de residuos tiene sus luces y sombras, pero lo hemos asumido y participamos en él. Así lo demuestran las denuncias cuando se observan malas prácticas. El sistema puede y tiene que seguir mejorando, siempre que políticos, administraciones y los SIG lo permitan. Las medidas son simples, recogida selectiva de la materia orgánica, puerta a puerta (recogida de las diferentes tipologías de residuos en distintos días) y sistema de depósito y devolución de envases (SDDR). Medidas necesarias para alcanzar el objetivo de "residuo cero". Sumado, claro está, a una apuesta contundente en la reducción en la generación de residuos.

Julio Barea (@JulioBarea), responsable de la campaña de Energía y Residuos de Greenpeace España

La agricultura ecológica en España y sus beneficios a la salud.

Aunque España es el segundo país europeo y octavo del mundo con mayor superficie de cultivos ecológicos, se estima que el 80% de la producción española de este tipo de productos se exporta.



España cuenta con una superficie agraria de explotación ecológica de más de 800.000 hectáreas, cuya producción alcanzó un valor estimado de 250 millones de euros e implicó a más de 1.700 industrias de transformación. Andalucía es la primera Comunidad en cuanto a manejo ecológico en nuestro país, seguida de Aragón, Extremadura, Castilla La Mancha y Cataluña. El 26% del total de la superficie se dedica a los cereales y leguminosas, seguida del olivar (25%) y otros tipos de cultivos como los frutos secos o la vid.
Aunque España es el segundo país europeo y octavo del mundo con mayor superficie de cultivos ecológicos, se estima que el 80% de la producción española de este tipo de productos se exporta mayoritariamente a Europa, en especial a Alemania, Holanda, Francia y Reino Unido, a donde llegan sobre todos productos frescos. El consumo de productos procedentes de la agricultura ecológica en el mercado nacional todavía supone menos del 1% del gasto en alimentación de los españoles.
Según un estudio realizado por el MAPA sobre "La Agricultura Ecológica en España", aunque un 72'5% de la población española ha oído hablar de los alimentos de origen ecológico, todavía existe un alto porcentaje (62,1%) de ciudadanos que no los consume. El desconocimiento es la causa principal (33'3%), seguida de otras razones como que no se encuentran con facilidad (31'3%) o tienen un precio superior (28'1%). Los principales motivos por los que se consumen radican en que son más saludables (62'7%), tienen mejor sabor (37'2%), por su calidad (26'2%) y por conciencia agroambiental (6'9%).


10 buenas razones para consumir productos ecológicos:

1. Porque son saludables -
Los productos ecológicos son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes, muchos de ellos utilizados en la agricultura convencional para eliminar insectos o plagas y combatir enfermedades, y que a medio o largo plazo pueden dañar nuestro organismo. Al no contener substancias artificiales, los alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el organismo sin alterar las funciones metabólicas. Según los especialistas en nutrición, gran parte de las enfermedades degenerativas tienen su origen en la alimentación.
Otra característica de la agricultura ecológica es que, al cultivar los alimentos en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, los productos son más nutritivos ya que contienen unos niveles más altos de vitaminas (especialmente la C), minerales esenciales (calcio, magnesio, hierro, cromo), antioxidantes (que ayudan a prevenir determinadas enfermedades como el cáncer), hidratos de carbono y proteínas.

2. Porque no contienen aditivos sintéticos -
Los alimentos ecológicos no contienen aditivos de síntesis que pueden provocar problemas en la salud tales como insuficiencias cardíacas, osteoporosis, migrañas y hiperactividad. Cabe destacar que los productos biológicos, cultivados sin el uso de agroquímicos, respetando los ritmos naturales y sin aditivos, son equilibrados y muy ricos en nutrientes. Por otro lado, diferentes estudios han demostrado que no es imprescindible la incorporación de sustancias de síntesis en el cultivo o producción de alimentos ni en su conservación posterior. No hace falta buscar productos fuera de temporada para colmar las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

3. Porque no contienen pesticidas -
Centenares de pesticidas químicos son utilizados habitualmente en la agricultura convencional lo que provoca que restos de residuos de pesticidas aparezcan en los alimentos procedentes de esta agricultura que ingerimos diariamente. Diferentes estudios toxicológicos realizados demuestran la relación existente entre los pesticidas y ciertas patologías como el cáncer, las alergias y el asma.
El uso de pesticidas también es perjudicial para la salud del trabajador agrícola, un problema serio especialmente en países en desarrollo, donde el uso de pesticidas está poco regulado.
A su vez, la utilización de estas sustancias daña el medio ambiente y conlleva un coste adicional a la sociedad, ya que ésta debe eliminar los residuos que los pesticidas dejan en la naturaleza.

4. Porque no contienen organismos genéticamente modificados -
En la agricultura ecológica no se autorizan los organismos genéticamente modificados (OGM). El cultivo de OGM puede tener consecuencias negativas para el medio ambiente y faltan investigaciones sobre las consecuencias a largo plazo del cultivo transgénico; actualmente no existen resultados científicos que demuestren que el cultivo de OGM y los alimentos transgénicos sean inofensivos para el medio ambiente y la salud humana, y se desconoce si la ingesta de plantas modificadas genéticamente supone un peligro directo para la salud, aunque hay indicios que muestran una influencia en el metabolismo.
La agricultura con organismos genéticamente modificados conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética, lo que significa una pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo. La agricultura ecológica quiere conservar e impulsar la variedad genética de las especies y tipos, y con ello la riqueza de los paisajes de cultivo.

5. Porque no contienen antibióticos -
En la actualidad existe una preocupación sobre el creciente uso de antibióticos en la ganadería tradicional y los posibles efectos sobre la salud humana.
Los estándares de control del reglamento europeo prohíben el uso de antibióticos en la ganadería ecológica, hecho que beneficia la salud de los consumidores. El tratamiento veterinario que se dispensa al ganado, salvo excepciones muy tipificadas, es en muchas ocasiones homeopático; esto significa que los animales se cuidan de forma preventiva, evitando la administración de antibióticos, tranquilizantes u hormonas.

6. Porque son sostenibles con el medio ambiente -
Respetar el medio ambiente es una de las máximas de los productos ecológicos; cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna, la que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético y de los gobiernos, ya que en el cultivo y en la elaboración de los productos se aprovecha el máximo de recursos renovables.
Cabe destacar que la disminución de la diversidad biológica es uno de los principales problemas ambientales de la actualidad; la agricultura orgánica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, de este modo, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y cultural.

7. Porque tienen máximos niveles de calidad -
Los alimentos ecológicos provienen de la agricultura ecológica, que utiliza un sistema de producción de la máxima fiabilidad pues está sujeto a una trazabilidad desde el campo hasta la mesa mediante el Reglamento Europeo 2092/91.
Todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.

8. Porque son respetuosos con el bienestar animal -
El reglamento europeo contempla medidas específicas para la ganadería ecológica  en lo que respecta a la habitabilidad en las granjas con el objetivo de evitar el estrés de los animales y potenciar el crecimiento en semi libertad.
Este tipo de ganadería permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas. Los animales no son manipulados artificialmente o de manera intensiva para lograr una mayor producción, ya que, entre otros aspectos, no se practica la inseminación artificial ni se emplean hormonas.
La alimentación de estos animales está basada en pastos naturales, leche preferiblemente de su propia madre, y piensos y forrajes ecológicos, exentos de pesticidas, fertilizantes y transgénicos. Es importante destacar que un animal bien cuidado y sin estrés produce más y goza de más salud.
Otra característica de la ganadería ecológica es que potencia las variedades autóctonas, que son las que mejor se han adaptado a las condiciones de la zona.

9. Porque son respetuosos con la naturaleza -
La agricultura ecológica fertiliza la tierra y frena la desertificación; favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos; fomenta la biodiversidad; mantiene los hábitats de los animales silvestres, permitiendo y favoreciendo la vida de numerosas especies; respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación y contaminación de los ecosistemas; favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas: rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, ganadería extensiva, etc.; potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario; recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos, y utiliza de forma óptima los recursos naturales.
En resumen, respeta el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación del ecosistema y al desarrollo rural sostenible.

10. Porque son más sabrosos -
Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor. Por ello, muchos consumidores prefieren  alimentos  ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos. Además, los alimentos ecológicos se conservan mejor que los convencionales.
En definitiva, los productos ecológicos saben mejor  y son más sabrosos que los alimentos convencionales; sólo hay que probarlos y comparar.


Transgénicos-EEUU contra Montsanto.

Ahora una juez, Naomi Buchwald, de la corte del distrito sur de Nueva York, dice que decidirá el 31 de marzo si la demanda contra esta corporación podrá llegar al juzgado.


 Alrededor de 300.000 agricultores orgánicos se han unido para demandar a la empresa Monsanto, conocida por vender semillas modificadas genéticamente, por contaminar a personas y naturaleza, y usar tácticas de mano dura contra pequeños y medianos agricultores.




Ahora una juez, Naomi Buchwald, de la corte del distrito sur de Nueva York, dice que decidirá el 31 de marzo si la demanda contra esta corporación podrá llegar al juzgado. El año pasado, 270.000 agricultores orgánicos intentaron llevar a Monsanto a los tribunales por razones relacionadas con una semilla transgénica ideada por la empresa que contamina a las semillas naturales por polinización en el medio ambiente. No sólo se trataba de cómo las semillas modificadas genéticamente se habían transportado por el viento, animales e insectos, afectando a pequeños agricultores, sino que el principal problema era que Monsanto había estado demandando a pequeños y grandes agricultores por encontrar en sus campos semillas transgénicas.
Monsanto ha ido tras cientos de granjeros por supuestamente infringir la patente de sus semillas cuando éstas han sido encontradas en las granjas de éstos, una situación que resulta por el proceso de polinización natural que ocurre gracias a animales. Los agricultores demandados, incapaces de pagar una defensa adecuada, terminaban algunos perdiendo dinero, u obligados a llegar a acuerdos con Monsanto. Como resultado de ello, Monsanto vio aumentar sus ganancias.


REBELIÓN ORGÁNICA

“Las amenazas de Monsanto y el abuso de los agricultores familiares se detiene aquí”, dice Jim Gerritsen, presidente de los Productores de Semillas Orgánicas y la Asociación de Comercio. “La contaminación genética de Monsanto de semillas orgánicas y los cultivos orgánicos termina ahora. Los estadounidenses tienen el derecho a elegir en el mercado –para decidir qué tipo de comida va a alimentar a sus familias– y estamos tomando esta acción en su nombre para proteger ese derecho a elegir". Isabel Archerd, directora de una cooperativa de alimentación de Minneapolis, añade en apoyo de los agricultores para el New York Times: "El polen y el ADN no juegan con las reglas de la USDA.

Desde ahí, sin embargo, las cosas podrían ensuciarse. Michael Taylor, un ex abogado del Departamento de Agricultura de EE.UU. y que había trabajado para Monsanto y está dentro del grupo de presión de Monsanto, ha sido nombrado recientemente para un trabajo del gobierno federal como el comisionado adjunto de alimentos en los Estados Unidos, Food and Drug Administration (FDA). Desde entonces, la FDA ha rechazado las peticiones para etiquetar los productos modificados genéticamente como tales a pesar de las demandas de los grupos de protección al consumidor.

Recordamos que afortunadamente en Europa, los alimentos que sobrepasen un 0,9% de contenido transgénico deben señalar en sus etiquetas que contienen alimentos modificados genéticamente. Aunque es posible que se sobrepase y no se regule, y es muy probable que los productos procedentes de ganadería sobrepasen en mucho esa cantidad, pues se les ha estado dando a los animales en España un 50% de contenido transgénico en piensos: pasáos a otros modelos de ganadería, huevos, y leche; reducid consumo de carnes, mejor a cero. Hay ganadería ecológica; la leche y huevos en esos modelos es de mayor calidad, y si tenéis un poco de información sabréis que cuanto menos de esos productos, en general, mejor.



martes, 10 de enero de 2012

La agroindustria ecológica aumenta un 22% en 2010 en Andalucía

La agroindustria ecológica en Andalucía ha registrado un incremento del 22 por ciento en el año 2010, según el Balance Estadístico de la Producción Ecológica de Andalucía, publicado por la Secretaría General del Medio Rural y la Producción Ecológica de la Consejería de Agricultura y Pesca.


Según ha informado en una nota la Junta, entre 2008 y 2010, la agroindustria ecológica ha registrado un incremento de casi el 50 por ciento --de 454 actividades industriales que aplicaban métodos ecológicos en 2008 a 794 en 2010--, una cifra que pone de manifiesto el continuo crecimiento de este tipo de producción, así como el aumento de productores que apuestan por aplicar técnicas ecológicas en la producción primaria y, de esta forma, poner en valor los productos agrícolas de las zonas donde se ubican.
Para la Consejería de Agricultura y Pesca, hay que incentivar que los productores apuesten por este tipo de producción basada en la óptima utilización de los recursos naturales sin emplear productos químicos logrando, de esta forma, alimentos ecológicos, lo que permite conservar la fertilidad de la tierra y el respeto al medio ambiente de una forma sostenible y equilibrada.
La agroindustria ecológica permite obtener alimentos saludables y de mayor calidad nutritiva al tiempo que respeta la diversidad y ciclos biológicos del suelo; de ahí la importancia de fomenta este tipo de prácticas.
En cuanto a la aplicación de métodos ecológicos por las diferentes actividades industriales en la Comunidad autónoma, en el año 2010 ascendían a 794. La provincia de Granada, con 156, y la de Sevilla, con 147, se sitúan a la cabeza, seguidas de Córdoba (131), Málaga (112), Cádiz (68), Almería (66), Huelva (66) y Jaén (48).
La mayoría de estas actividades, 143, están relacionadas con la manipulación y envasado de productos hortofrutícolas frescos, seguida de las almazaras y envasadoras de aceite de oliva (127), las conservas, semiconservas y zumos vegetales (73) y la planificación y pastas alimenticias (62).
En lo que se refiere a la extensión que ocupan las diferentes actividades industriales de carácter ecológico de la Comunidad autónoma andaluza, ésta se distribuye en 879.859 hectáreas, lo que supone un incremento del 1.51 por ciento con respecto al año 2009, y un total de 8.401 operadores distribuidos por las diferentes provincias andaluzas, de los cuales 1692 se encuentran en Almería, 1511 en Granada, 1336 en Córdoba, 936 en Huelva, 907 en Sevilla, 809 en Málaga, 704 en Cádiz y 506 en la provincia de Jaén.
Del total de 879.859 hectáreas dedicadas a diferentes actividades ecológicas, los cultivos agrícolas ecológicos de olivar son los de mayor extensión, con 46.900 hectáreas, seguido de los cereales, con más de 39.100 y los frutos secos, principalmente almendras, con 33.500 hectáreas.

 
PRODUCCIÓN ECOLÓGICA POR ZONAS

Con el fin de proporcionar una información actualizada de la producción ecológica andaluza, se ha realizado un trabajo específico y georreferenciado para cada una de las áreas de influencia de las Oficinas Comarcales Agrarias (OCA). Dicho trabajo resume, en un solo plano, la producción ecológica existente en una zona determinada.
Para ello, se utilizan unos cuadros por cada tipo de producción: Agricultura, Ganadería y Agroindustrias, donde se indican datos como el número de operadores que se dedican a esta actividad, hectáreas dedicadas, especies ganaderas y número de cabezas y colmenas en su caso, así como el número de instalaciones industriales por actividad, en el caso de las agroindustrias. Igualmente, en el plano se incluye el número total de operadores --agricultores, ganaderos y industrias--.
Esta información, que está personalizada para cada una de las áreas de influencia de las OCA, es un elemento de apoyo, conocimiento y gestión para el desarrollo y estabilización de la producción ecológica en el lugar específico de su desarrollo.
Toda la información referente a la zonificación de la producción ecológica andaluza se encuentra en la Web de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.

ECOticias.com – ep

El futuro de la energía solar



El desarrollo de las energías renovables sigue estando en el centro de los debates y ha tomado una nueva importancia en los últimos años, debido a dos razones: la toma de conciencia de los problemas de contaminación ambiental, sobre todo con el calentamiento global, y el cada vez más cercano agotamiento de las fuentes energéticas fósiles.

En este contexto mundial, las energías renovables se presentan en un contexto propicio y oportuno para la investigación, el desarrollo y la aplicabilidad. Entre las energías renovables disponibles se encuentran la solar, la eólica, la bioenergía, la geotermia y la undimotriz, entre otras.

En el marco del III Congreso Internacional sobre Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, organizado por la UNLP, se hizo presente la investigadora Graciela Lesino, perteneciente al Inenco (Instituto de Investigación en Energía no Convencional) de Salta, y destacó las ventajas de la energía solar, entre otras, y contó dos líneas posibles de investigación: el desarrollo de parques con energía solar a través de células fotovoltaicas, lo que se traduce directamente en energía eléctrica, o la utilización de espejos que centran toda la energía calórica en colectores.

La situación de Latinoamérica, como la de Argentina, representa un momento de quiebre en el que, como economías en desarrollo, se enfrentan a una creciente demanda energética que responde a un incremento de las producciones industriales y a una mejora de la calidad de vida. Debido a esto, es necesario el desarrollo, la investigación y la inversión en estos campos, explicó Graciela Lesino.

La disponibilidad energética:

Lesino destacó la ventaja comparativa que Argentina presenta tanto para la recolección de la energía eólica como para la solar, sobre todo esta última. Esto se basa en una medición realizada por un grupo dirigido por el Dr. Grossi Gallegos y en base a los datos obtenidos por una red solarimétrica con más de 40 estaciones de medida, que reveló que la Argentina dispone de altos niveles de radiación solar en las regiones andinas y subandinas desde Jujuy a Neuquén.

Generación eléctrica:

Lesino explicó dos métodos de generación eléctrica: por vía térmica y por vía fotovoltaica. La primera consiste en la producción de vapor a alta temperatura para luego expandirlo en turbinas que generan electricidad en forma similar a los métodos convencionales. Para su recolección se utilizan espejos parabólicos, lineales o cilíndricos que concentran los rayos en colectores que pueden tener agua, sales o aceites densos. La generación fotovoltaica es quizás la más vistosa y la que ha recibido un mayor impulso en la última década. En estos soportes, la generación es directa y consiste en la utilización de propiedades eléctricas de materiales como el silicio, el cual puede recibir energía solar y transformarla directamente en electricidad.
 


Otros usos de la energía solar:

La energía solar puede utilizarse para el acondicionamiento térmico de edificaciones. Estos edificios bioclimáticos combinan técnicas de aislamiento térmico, captación de energía solar con equipos pasivos como ventanas, invernaderos y colectores solares colocados en las paredes, sumado a la iluminación natural. En el mismo sentido, se utilizan colectores solares para calentar agua que es almacenada en tanques y para el secado de productos agrícolas.

Esto último es necesario porque en Argentina casi la mitad de la población no posee gas natural, que fuciona como el medio más habitual para calentar agua y calefaccionar viviendas.

La primera planta conectada a la red nacional:

A mediados de año se puso en funcionamiento la primera planta solar fotovoltaica de Sudamérica que está conectada a la red del sistema eléctrico nacional, con un total de generación de 13,2 kW.
El proyecto fue denominado Plan Solar San Juan y la construcción de la planta solar fotovoltaica estuvo a cargo de la compañía española Comsa Emte, que recibió una inversión de 10 millones de dólares por parte de EPSE (Energía Provincial Sociedad del Estado). La planta se encuentra en Ullum, a 30 kilómetros de la capital provincial, y cuenta con casi cinco mil paneles solares que son capaces de abastecer de manera limpia a unos 1.500 hogares.

http://www.diariohoy.net/ - PNUMA

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Comer en familia . . .



Ángeles Parra nos habla de las virtudes del comer en familia como hábito cohesionador del colectivo.
Durante milenios, el comer ha sido muchísimo más que un acto nutricional. Y, más aún, el cocinar y la preparación de los alimentos…

era y todavía es considerado un acto de amor. De hecho, todos nosotros empezamos a comer siendo amamantados, acto que vincula a la madre con su progenie de una forma que va mucho más allá de lo medible.
La nutrición es necesaria pero la alimentación adquiere otros acentos cuando se mezcla con lo espiritual, lo cultural, lo emocional… Y es que somos lo que somos. No somos entes ni máquinas. Somos personas. ¿Quién no recuerda los flanes de la abuela con su aroma a azúcar quemado? ¿Quién no se relame al pensar en los guisados de papá? ¿Quién no recuerda el comer habas recién cosechadas en el propio huerto familiar?

En un acto en el que una serie de madres y padres de familia estaban pidiendo que en los colegios hubiera caterings ecológicos… se me ocurrió señalar que, además de pensar en la posible contaminación de los alimentos, sería bueno pensar también en otros temas que igualmente atañen a la alimentación. Cuando planteé en voz alta la necesidad de cohesionar nuestras familias y que, en buena medida, el acto de sentarnos juntos a la mesa era algo muy necesario para los niños y para todos… las miradas inquisitoriales me destrozaban. Sí, algunos ya han comprendido que la alimentación ecológica es la mejor para sus hijos. Pero ¿quién dijo que sólo de pan orgánico vive el hombre? Hay que volver a conquistar el espacio humano, nuestro, con su profundidad y su sacralidad. Comer todos juntos, siempre que se pueda, transformando el alimento en algo sagrado y la mesa en un medio de unión y de comunión… es una necesidad.

No pretendo decir que, si todas las familias comieran unidas, se solucionarían de golpe todos los problemas de desestructuración que ahora les acosan (en algunos casos, las cosas irían a peor, igual que hay más divorcios después de vacaciones). Tampoco quiero decir que todas las familias cuyos miembros no se sienten juntos a la mesa terminarán completamente atomizadas. Sólo quiero señalar que, por no comer juntos muy habitual o diariamente, las familias pierden un espacio trascendente de comunión. Y lo que no se ha hecho en su momento… quizá no pueda volver nunca a ser recuperado. Ni implorar el pasado ni confiarlo todo al futuro. El presente es el gran tesoro que tenemos. De no hacer ciertas cosas en el ahora se resentirá el mañana. No hay que obsesionarse, pero, si no se puede al mediodía, pues a la cena. Si no, los sábados y los domingos y en vacaciones, cuando sea posible.

Nuestros hijos, en el futuro, tendrán muchos recuerdos de esos momentos sagrados, la hora de comer, la hora de reunión, la hora de convertir lo necesario y lo funcional en casi un rito. Da igual que los niños se levanten para seguir jugando, que los adolescentes se quejen siempre de las recetas, que el abuelo termine antes que nadie o sea el más lento, que el padre empiece a picar antes que los demás… Lo importante es que todos estamos juntos en un momento en que las empresas y el Sistema nos adoctrinan continuamente para que nos resignemos a comer solos, en pisos ratonera, delante de un televisor que escupe noticias manipuladas… pizzas telecongeladas y otras bazofias por el estilo.

Quizás llegue un día en que las escenas sobre la comida en familia, no en días de fiesta, sino cotidianamente, formen parte de imágenes que emitan monitores en museos que hablen a los ciudadanos de cómo era la vida en el pasado… En ese futuro, en algunos lugares del mundo las personas comerán totalmente aisladas en pequeñas habitaciones raciones mini y completamente tecnológicas; y, en otras zonas, la población será nutrida, como si de animales se tratara, en grandes comedores anónimos y deshumanizadoramente silenciosos. Ni una cosa ni la otra. La familia, el clan, la hermandad… ha constituido nuestro pretérito y debería ser el garante de nuestro futuro. Y donde comen seis o siete… hay más “báraka”, ecología y sentido común que esos mismos seis o siete individuos comiendo por separado, con más gasto energético, más soledad y más desquicie. Hasta hace muy poco, la mayor parte de civilizaciones de la Tierra no podían entender que las personas comieran solas. Simplemente, no se concebía, salvo en ocasiones excepcionales.

Ahora, lo excepcional es comer en familia. Qué mundo… Señores: ayunar en familia, de vez en cuando, también es algo muy enriquecedor.

http://www.vidasana.org

martes, 27 de septiembre de 2011

La salud, el uso de los recursos naturales y el consumo insostenible. . .

La salud, el uso de los recursos naturales y el consumo insostenible analizados en el Informe "Señales 2011" de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

El aumento de la posibilidad de estar expuesto a nuevas enfermedades y pandemias debido a la mayor movilidad de personas y mercancías, al cambio climático y a la pobreza es una de las tendencias mundiales recogidas en este documento de cara al año 2050. Los cambios en las pautas de enfermedad, la intensificación de la competencia mundial por los recursos naturales, el aumento de la producción total de sustancias químicas, así como el uso intensivo de energía debido a los modelos de desarrollo urbano son objeto de análisis en el último informe publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).



El documento, "Señales 2011. La globalización, el medio ambiente y tú" publicado por la AEMA, prevé que en el futuro, "el aumento de la demanda y la caída del suministro podrían intensificar la competencia mundial de los recursos". Esto se debe, en mayor parte, a las crecientes necesidades de consumo -entre las que se incluyen alimentos, agua y energía- por parte de una población cada vez más numerosa. Asimismo, el informe contempla el uso global de sustancias químicas, situando el aumento de su producción en un 30% para 2020 y un 40% en 2030.
"Muchas de las materias primas que utilizamos vienen de países lejanos, y su extracción a veces tiene consecuencias no deseadas. El consumo europeo también produce una gran cantidad de residuos. Señales muestra que tenemos que pensar en el ciclo de vida de los recursos - de dónde vienen, cómo los utilizamos, cómo reciclar los materiales de desecho-. Esto proporciona una perspectiva global, mostrando las oportunidades y limitaciones en un mundo moderno y globalizado", afirma la Profesora Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Según advierte McGlade a lo largo del docuemto "el cambio a una economía sostenible, ecológica y global es posible y conveniente".
Señales es una publicación que la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) edita anualmente sobre temas de interés para el debate en materia de política ambiental y para el público en general. Su objetivo fundamental es detectar, interpretar y entender el alcance de los indicadores relacionados con la salud y la diversidad del medio ambiente. "Señales 2011. La globalización, el medio ambiente y tú" ha sido publicado recientemente en castellano y está disponible en la página web de la AEMA.

http://www.ihobe.net/